Limpieza y cuidados

 

 

Lana

Es un tejido natural y necesita ciertos cuidados. Puede ser lavada en la lavadora, en el programa especial para lana donde no se utiliza centrifugado o éste es muy suave. El agua debe ser apenas tibia (las altas temperatura la apelmazan) con un producto especial para lana. Para el lavado a mano, se introduce en un preparado de agua jabonosa y, sin estrujar, se aclara con agua limpia a la misma temperatura de lavado. Nunca se debe tender la ropa de lana, pues se estirará y deformará. Debe acomodarse sobre una toalla, en una superficie plana, y bien extendida. Para planchar utiliza únicamente el vapor, sin tocar nunca la prenda con la plancha.

 

Lino

Es un tejido muy resistente. Puede lavarse en la lavadora sin inconvenientes, con agua caliente (en este caso hay que tener en cuenta que encogerá) y centrifugado. Puede aplicarse al agua de lavado un poco de almidón para evitar su tendencia a arrugarse, pero no será necesario hacerlo si se plancha el tejido cuando todavía esta húmedo, ya que el lino tiene un "apresto" natural; de esta forma también se facilita bastante el planchado, que en seco resulta muy trabajoso.